“Freud, Heine y nosotros”

 

Hace unos días tuve la suerte de viajar por Berlín y recorrer la ciudad por un tiempo prolongado. Durante mi viaje me llega un mensaje de Juan – el director de esta revista-  preguntándome qué tal venía todo en Alemania. Le contesté, y luego le envié esta foto.

imagen vik

Le conté que se trataba del Memorial de la plaza Bebelplatz, donde ocurrió la quema de miles de libros de autores censurados por el régimen Nazi en Mayo de 1933. Allí, se hicieron cenizas obras de Sigmund Freud, Ernest Hemingway, Bertolt Brecht, Karl Marx, entre muchos otros. Según las guías, cuando le avisan de este suceso a Freud , él responde “ ¡Cuánto ha avanzado el mundo. En la edad media me hubieran quemado a mí, ahora se conforman con quemar mis libros!” .

Pero Freud se equivocaba y desconocía que eso era el comienzo  de una masacre y de una de las fatalidades más grandes y trágicas  de nuestra historia.
El memorial es una especie de biblioteca subterránea y permanentemente iluminada, que albergaría la misma cantidad de libros que fueron quemados. A pocos metros de allí, está escrita la frase que Heinrich Heine escribiría en 1820 -más de cien años antes-:

“Eso fue sólo un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas”

– ¿Por qué no escribís algo sobre eso? – Sugiere el jefe.

Y me quedo pensando en su petición. ¿Debo escribir sobre este suceso? ¿Por qué enlazar esta tragedia con nuestra revista?

Y es que la quema de libros fue para obturar el pluralismo, para vedar la lectura de lo que el Nazismo consideraba subversivo o desviado. Entonces, en ese sentido, nos gusta ser desviados. Nos gusta ir por fuera de lo que Otros piensan que hay que leer.
Por suerte, ningún fuego podrá jamás matar a un  “El viejo y el mar”, y los psicoanalistas vaya si nos hemos arreglado para conseguir las obras de nuestro maestro. Es que el fuego no puede contra el intelecto. Mucho menos contra la diversidad.
Desvíos se ofrece como una revista alternativa para todos aquellos que busquen nuevos autores y opiniones. Nuevas propuestas para un mundo que florece, que cambia y genera oportunidades. Ya sea en escritos de psicoanálisis, o de cultura, arte y actualidad. Convocamos a escribir, a leernos, a ser parte de este gran camino desviado.

En el Memorial de Berlín, hay espacio para los miles de miles de libros que fueron incendiados.
En Desvíos hay lugar para todas las personas que quieran participar de este proyecto de gran apertura cultural e intelectual.

Somos jóvenes, adultos, psicoanalistas, artistas. Escribimos, leemos, interpretamos, discutimos y tenemos lapsus. Pero sobre todo, nos convoca la pasión por lo que hacemos, y creemos que una revista que apunta a la pluralidad y nos obligue a repensar nuestra práctica, ya desde el vamos es un éxito rotundo.

Somos desvíos. Bienvenidos.

Victoria Agranatti

Autor: Victoria Agranatti