“Presentación CAP de niños y adolescentes”

 

El CAP niños y adolescentes es uno de los dispositivos que surge frente a la demanda variada con la que nos empezamos a encontrar en el CAP general. Y, ¿qué sería el CAP? Un dispositivo de atención psicoanalítica que permite, a cualquier persona que lo desee, tratar, por medio de la palabra y acompañado por un psicoanalista, un síntoma, un malestar ó simplemente aquello que lo aqueje, por un período de 16 sesiones (además de las que se crean necesarias en el momento de admisión). El CAP (Centro de Atención Psicoanalítica)se gesta al interior del CEP (Centro de Estudios Psicoanalíticos), el cual, como respuesta a la demanda del rector, inscribe el Psicoanálisis en el interior mismo de la Universidad.

El alma misma del CAP es la clínica, por lo cual resultan fundamentales las reuniones de equipo llevadas a cabo semanalmente, que cuentan con el principal objetivo de hacer discusiones clínicas en relación a la casuística recibida en el CAP y extraer de éstas, entre otras cosas, los malestares que se repiten, el padecer que insiste, los síntomas de la época.

Un tema de discusión en estas reuniones fue cómo hacer para responder a esta demanda que se diversificaba cada vez más, sin perder la especificidad de la clínica psicoanalítica. Una de las respuestas fue el CAP Niños y Adolescentes, así como también contamos con el CAP Adultos Mayores y CAP Violencia.

El CAP Niños y Adolescentes surge en Mayo del 2014 y está constituido por algunos integrantes del equipo, los cuales se ven concernidos por el trabajo con esta población. En estas circunstancias, se crea un subgrupo de trabajo, que se reúne semanalmente para discutir los casos que van surgiendo, así como para pensar las particularidades o no del trabajo con niños y adolescentes. El grupo está constituído por su directora, Damasia Amadeo de Freda, Michelle Dranovsky, Karina Freilij, Ana Grisi, Agustina Juan y Juan Sist.

La atención se lleva a cabo en la sede de extensión universitaria de la Unsam, que se encuentra ubicada en el centro de San Martín, Av. Belgrano 3563. [1]

A partir de las reuniones semanales y de las inquietudes de los distintos participantes del equipo, surgen numerosos interrogantes, posibles de ser traducidos en futuras investigaciones.

Una de las temáticas trabajadas y cuestionadas luego del trabajo grupal sobre los casos, fue la presencia ó no de los padres en el marco del análisis, sobre todo, de un niño. Pensamos los efectos de la incorporación de estos  para el tratamiento de algunos pacientes.

Además, surgen dos casos en el equipo que introducen, en el motivo de consulta, la muerte de un ser querido, lo cual nos lleva a preguntarnos por el trabajo de duelo en la infancia y por la posición que podría ocupar un analista frente a este trabajo.

Otro tema discutido fue la gran cantidad de demandas recibidas y pacientes que atraviesan la admisión pero que luego, sin mediar explicación, abandonan el tratamiento. Esto nos lleva a cuestionar la modalidad del dispositivo en sí, para ver si es posible hacer alguna modificación, pero también nos lleva a pensar si no puede tener que ver con cierta especificidad de la época y con una nueva modalidad del lazo.

Por otra parte, a raíz de casos trabajados sobre adolescentes, nos inquietan otras cuestiones, como ser los cortes, usualmente considerados como síntomas de la época. Siguiendo el discurso de los pacientes, podemos constatar una particularidad en el conjunto de casos, que es una función que parecería cumplir el corte. Este es leído, por los mismos analizantes, como una descarga frente a algo que resulta insoportable.

Agustina Juan

[1] Para más información acerca del dispositivo de atención, consultar en: http://www.unsam.edu.ar/cep/centro-de-atencion-psicoanalitica/

Autor: Agustina Juan